logo en la gloria.png
Buscar
  • En la Gloria

El fin de fiesta de las zambombas se vive en Bar Juanito

Actualizado: ene 8

No podía fallar. Sin gente, con distancia de seguridad y con toda la ristra de precauciones a las que obliga el dichoso COVID-19, pero un 24 de diciembre más, los villancicos de Jerez volvieron a sonar en Bar Juanito. De la mano del grupo Cambio de Tercio, y con el empujoncito de EN LA GLORIA, se producía un emotivo reencuentro en un año repleto de dificultades.

“¡Ven, ven, ven… en Nochebuena vente pa’ Jerez!” Y es que en las vísperas del nacimiento del niño Jesús la calle Pescadería Vieja se convierte en el gran fin de fiesta de las zambombas jerezanas. En un angosto rincón del casco antiguo entraba un popular bar, su zambomba y media ciudad que, con tremenda dificultad y alegría, echaba media tarde para recorrer poco más de 100 metros repletos de villancicos, reencuentros y muchas ganas de fiesta.


Aunque es cierto que el día 24 de diciembre siempre fue especial, Faustino Rodríguez, propietario de Bar Juanito, recuerda que los comienzos fueron solo en el interior del local. “En 1983 organizamos la primera zambomba. En principio esta calle no era un buen sitio, pero desde el primer día no se cabía. La gente entraba por todos lados”.



"Desde el primer día no se cabía; se nos ocurrió sacar una candela a la calle y fue un éxito"

Por aquel entonces, el bar no contaba ni con mesas ni con el espacioso patio trasero. La única vía para que la fiesta creciera se encontraba en la misma calle Pescadería Vieja, por eso a Faustino se le ocurrió “sacar una candela a la calle. Aquello fue un éxito y cada Navidad la zambomba crecía un poco más”.


La celebración no solo se afianzó, sino que se consolidó como el gran fin de fiesta de las zambombas de Jerez. La fiesta arrancaba en el interior del restaurante con un almuerzo que se animaba poco a poco al ritmo del ‘Tin tin Catalina’, y continuaba en el exterior de un local totalmente abarrotado hasta orillas de la plaza Arenal. De hecho, ya hace años que los villancicos se trasladaron también a los medios de la calle y con el grupo Cambio de Tercio provocando que más de uno llegara con retraso a la cena de Nochebuena.

Crecimiento de las zambombas

Por todo esto, Faustino recuerda con añoranza en este complejo año que la zambomba le ha “marcado mucho. La gente reservaba con semanas y meses de antelación. Y venía de Madrid, de Barcelona y de todos los lugares”. Además, el auge de las comidas de Navidad, las reuniones de empresa o las cenas de familiares o amigos en estas fechas han provocado que “la zambomba se haya introducido en la cultura de Jerez. Es una fiesta que ha crecido mucho”.



Puede que a los más puristas sea difícil sacarles del patio de vecino, la botella de anís y la zambomba de barro, pero lo cierto es que Bar Juanito o grupos como Cambio de Tercio han permitido progresar a una fiesta que llega a todos los públicos y que, no sólo está más viva que nunca, sino que además es una de las grandes señas de identidad de la Navidad de Jerez y Bien de Interés Cultural.

Este año la cita estaba carente del calor de la gente, pero si Dios quiere, ya ha comenzado la cuenta atrás para que Pescadería Vieja vuelva a estar EN LA GLORIA.



Entradas Recientes

Ver todo
2-de-45-blanco copia.png